web analytics

Archive for Octubre, 2009

El moquillo en el Pastor Alemán puede evitarse

El moquillo es una enfermedad que se presenta en general en cachorros de pastor Alemán menores de 1 año, generalmente atacando entre los 3 y los 6 meses de vida de nuestra mascota, aunque también puede aparecer en crías recién nacidas y perros adultos.
La mayoría se contagian generalmente por aspiración del virus de moquillo, estando las amígdalas y los ganglios linfáticos bronquiales propensos a desarrollar los primeros síntomas.
Posteriormente y con velocidad el virus pasa al torrente sanguíneo en uno o dos días. Los síntomas son algo variados pero suele observarse mucosidad  en nariz y ojos, tos intermitente y vómitos.
El Pastor Alemán en esta etapa de la enfermedad se entristece mucho y pierde el deseo de comer. Aparece diarrea conteniendo estrías de sangre. El perro presenta un cuadro de fiebre muy alta y decaimiento total.
Las almohadillas de las patas se resecan y todos los síntomas se hacen agudos empeorando el estado general y las posibilidades de supervivencia.
El cuadro nervioso puede ser progresivo, dependiendo de si los síntomas se desarrollan a partir del extremo de la columna dirigiéndose al  cerebro o comienzan directamente en el cerebro (con lo cual el sistema nervioso es afectado de forma repentina desde casi el principio).
Si es progresivo, a la cuarta semana de enfermedad los síntomas nerviosos recaen en  convulsiones periódicas e intermitentes no controlables que pueden dejar secuelas permanentes (de movimientos involuntarios constantes) y dejar efectos paralíticos, especialmente en los miembros posteriores con variada intensidad o muerte por parálisis respiratoria.
Es importantísimo vacunar a tu Pastor Alemán contra el moquillo, ya que es una enfermedad muy peligrosa, mortal, paralizante y que puede dejar secuelas a nivel neurológico para toda la vida.

pastor_moquillo

El moquillo es una enfermedad que se presenta en general en cachorros de Pastor Alemán menores de 1 año, generalmente atacando entre los 3 y los 6 meses de vida de nuestra mascota, aunque también puede aparecer en crías recién nacidas y perros adultos.

La mayoría se contagian generalmente por aspiración del virus de moquillo, estando las amígdalas y los ganglios linfáticos bronquiales propensos a desarrollar los primeros síntomas.

Posteriormente y con velocidad el virus pasa al torrente sanguíneo en uno o dos días. Los síntomas son algo variados pero suele observarse mucosidad  en nariz y ojos, tos intermitente y vómitos.

El Pastor Alemán en esta etapa de la enfermedad se entristece mucho y pierde el deseo de comer. Aparece diarrea conteniendo estrías de sangre. El perro presenta un cuadro de fiebre muy alta y decaimiento total.

Las almohadillas de las patas se resecan y todos los síntomas se hacen agudos empeorando el estado general y las posibilidades de supervivencia.

El cuadro nervioso puede ser progresivo, dependiendo de si los síntomas se desarrollan a partir del extremo de la columna dirigiéndose al  cerebro o comienzan directamente en el cerebro (con lo cual el sistema nervioso es afectado de forma repentina desde casi el principio).

Si es progresivo, a la cuarta semana de enfermedad los síntomas nerviosos recaen en  convulsiones periódicas e intermitentes no controlables que pueden dejar secuelas permanentes (de movimientos involuntarios constantes) y dejar efectos paralíticos, especialmente en los miembros posteriores con variada intensidad o muerte por parálisis respiratoria.

Es importantísimo vacunar a tu Pastor Alemán contra el moquillo, ya que es una enfermedad muy peligrosa, mortal, paralizante y que puede dejar secuelas a nivel neurológico para toda la vida.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Comments (6)