web analytics

Pastor alemán blanco

El Pastor Alemán blanco es una raza idéntica al Pastor Alemán tradicional, pero con un gen que los caracteriza por su albinismo. Para que puedan nacer Pastores Alemanes blancos deben ser ambos padres de esta raza y de esta forma poder continuar la descendencia. En la antigüedad era perros muy elegidos ya que gracias a su color podían ser vistos en lugares oscuros.

Lo más destacado de esta raza es su color blanco que los asemeja físicamente a los lobos. Además, su cuerpo es alargado y musculoso que resulta muy imponente al acercarse.

Su pelaje no es ni demasiado largo ni demasiado corto, y puede presentarse en colores crema o dorado aunque predomina el blanco. Generalmente su pelo es un tanto áspero y de distintos largos. Es importante la consulta con el veterinario para conocer cómo cuidar su brillo y aspecto.

En cuanto a su carácter es un perro que puede fácilmente ser tranquilo y accesible. Es un animal que puede ser útil como perro guardián, a pesar de no ser un perro agresivo. Con una buena educación será un perro de buen temperamento como cualquier otro.

Los cuidados que un Pastor Alemán blanco necesita son los básicos. Su alimentación es fundamental para su correcto desarrollo. Su alimentación debe ser equilibrada debido a que este perro puede llegar a manifestar un gran apetito y esto puede provocarle algunas alteraciones gástricas.

Es importante el entrenamiento y adiestramiento para evitar que su carácter se vuelva agresivo y poder sociabilizarlo adecuadamente. Es un animal muy activo y necesita de ejercitación diaria. Con un correcto entrenamiento será un gran animal de compañía.

Etiquetas: , , , , ,

Comments (1)

La sociabilización del Pastor Alemán

Cuando el perro es llevado a una familia adoptiva, tiene la capacidad de trasladar su comportamiento de “manada” a las personas, que son ahora su nuevo entorno. Por esta gran capacidad, los Pastores pueden adaptarse fácilmente a la convivencia y se convierten en animales domésticos tan compañeros.

Muchas veces, depende de las características intrínsecas del perro su capacidad de adaptación. Generalmente, esto se vincula a la raza del animal y en ocasiones a cada perro en particular. No obstante, su habilidad para adaptarse tiene un límite. Aquí es dónde el dueño o su familia deben participar para facilitarle este proceso de adaptación y lograr una rutina regular y llevar adelante una vida sana y feliz.

El carácter de perro es fundamental a la hora de relacionarse y no debe omitirse este punto. Conocer cómo fueron sus primeros días, su genética y su criadero es útil a la hora de educarlo. El perro puede ser dócil y tranquilo, mientras que otros son más dominantes. Estos últimos deben aprender que su amo será quien le ordene y no al revés. No es necesario aplicar castigos, solamente con paciencia, firmeza y constancia se obtienen buenos resultados.

Otros factores importantes a la hora de relacionarse con nuestra mascota son su comportamiento y su capacidad de comunicación. Es necesario saber que los perros actúan por instinto, mientras que su capacidad de comunicación dependerá de lo que puedan comprender. Los perros generalmente pueden entender palabras cortas y sonoras, como así también gestos, siempre y cuando sean claros y frecuentes.

 

Etiquetas: , , , , ,

Dejar un comentario