web analytics

Conducta del Pastor Alemán y su vínculo alimenticio

Una de las maneras más positivas que tiene un ser humano para relacionarse adecuadamente con su Pastor Alemán es a través de la alimentación. El vínculo alimentico es la forma más adecuada que un hombre puede tener para generar una buena relación con su perro. Además, este vínculo es verdaderamente fácil de lograr ya que se basa en las necesidades más básicas de nuestra mascota. Alimentarse es primordial para el perro ya que se relaciona fuertemente con su instinto de supervivencia que ya tienen al nacer y desde los primeros días de vida.

Es importante destacar el la alimentación se refiere a todo tipo de comida que nuestra mascota reciba, ya sea agua o alimento balanceado. La hidratación de nuestro Pastor es fundamental para su equilibrado crecimiento.

Gracias al vínculo alimenticio podemos establecer correctamente la jerarquía con nuestra mascota. Cabe destacar que los perros, y en especial el Pastor Alemán, son animales que naturalmente tienden a jerarquizarse y buscan ocupar su lugar o “marcar territorio”. Pero es posible establecer esta jerarquía positivamente a nuestro favor mediante el vínculo alimenticio que generemos con ellos.

Es notable como el cachorro establece su primer vínculo alimenticio con su madre debido a que naturalmente ella le proporciona el alimento necesario para su supervivencia. Así, este vínculo natural y cariñoso es el que podemos lograr mediante esta actividad. Sin necesidad de violencia o sometimiento, el Pastor Alemán se relaciona con su madre de manera matriarcal.  Esta característica, que luego el perro mantiene en algunas actitudes infantiles y familiares, son las que debemos fomentar para relacionarnos con nuestra mascota como sustitutos de su madre y alcanzar este deseado vínculo afectivo.

Etiquetas: , , , ,

Dejar un comentario

Pastor de raza

La raza Pastor Alemán, como muchas otras, presenta diferencias entre  el macho y la hembra, porsupuesto las obvias y visibles, y también en cuento al carácter y el comportamiento.

Las hembras, de menor tamaño, son menos territoriales que los machos y menos agresivas. Tienen jerarquías dentro de su grupo con las otras hembras de su familia, pero menos tendencias a la agresividad, las peleas y la competencia.

Los machos, quienes dirigen al grupo son competitivos sobretodo si son jefes, y tienden a controlar los contactos de las hembras de su grupo, manteniendo una jerarquía concéntrica con respecto al resto de los machos.

En un hogar los perros tienden a relacionarse de igual manera, sólo que el jefe debes ser tu, y demostrarlo más con un macho que con una hembra, que aceptará esto con mayor facilidad y docilidad.

El perro Pastor Alemán tiene un carácter obediente, trabajador, y muy buen compañero, por lo cual no suele ser un problema en la casa, por su comportamiento.

De todas maneras es necesario instruirlo para que se adapte al hogar y nadie sufra por su presencia, incluso él.

El responsable del comportamiento de los perros sólo en un 20% es genética, el 80% restante tiene que ver con el ambiente donde se lo cría y vive, su educación, alimentación y medio ambiente.

Por ello si tienes problemas con tu Pastor Alemán de raza, puedes solucionarlo haciendo de su medio ambiente y su educación una prioridad.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Comments (5)

Pastor Alemán adolescente

German Shepherd Joven

Cuando entramos a la adolescencia sufrimos ajustes emocionales, nuestro cuerpo cambia, intentamos escalar en el escalafón familiar, discutimos con nuestros padres, nos oponemos al orden establecido, abordamos una vida sentimental confusa y, en general, la pasamos fantástico y muy mal, casi al mismo tiempo…

¿Por qué habría de ser diferente para nuestro pastor alemán adolescente?

Biólogos y antropólogos no se ponen de acuerdo en si la adolescencia es un hecho cultural, social o biológico. El hecho es que nuestros perros atraviesan ese período igual que nosotros… o al menos, parecido.

Sus juegos se hacen más intensos, sus cerdas dorsales se erizan ante el miedo o el peligro, comienza a cambiar su boca de cachorro por la definitiva y su carácter se establece.

Este período va de los 7 a los 12 meses y es muy importante acompañarlo a desarrollar plenamente sus capacidades psicofísicas y estimular sus instintos naturales.

La primera habilidad que querrá desarrollar, dado que depende de ella para vivir y lograr posicionamiento en una manada, es el instinto de caza. Pensar que podemos enseñarle algo al respecto es un grave error, suponer que no necesita ser estimulado lo es también.

Para esta actividad puedes utilizar un juego muy divertido, consiste en atar a una cuerda un trozo de cuero, gamuza o piel de conejo y arrastrarla por el parque, instando a nuestro cachorro adolescente a “cazarlo”, su boca aún es débil por lo cual no daremos tirones al cuero cuando se encuentre en ella, y le permitiremos retirarse a “matar” a su presa y llevársela a donde guste ya que esto elevará su autoestima y mañana querrá jugar nuevamente.

Otra parte importante de su vida adulta es reconocer su jerarquía en la manada, si tenemos otros perros adultos en casa deberá saber quién es el jefe, aprender a evaluar sus fuerzas antes de pelear, reconocer si le conviene o es mejor huir, cuándo retirarse de una disputa, a quién le corresponde determinada hembra, etc. ¿Crees estar capacitado para enseñarle algo de esto?

¡Ni lo sueñes! los especialistas lo harán por ti, los perros adultos le darán sus merecidas palizas, lo mantendrán a raya y le explicarán con detalle quién manda y cual es su lugar en el grupo, permite estas lecciones para que logre integrarse a la vida comunitaria con todo su valor y pueda, en el futuro, desarrollar todo su potencial social.

Si no tienes más perros en casa trata de sacarlo a pasear para que pueda socializar con perros adultos de cualquier sexo, para que reciba sus lecciones educativas, ten cuidado pero no lo sobreprotejas, tan sólo en algunos casos de perros muy agresivos (o conducidos por sus dueños a ello) puede correr peligro de salir lastimado.

La última recomendación, por ahora para esta etapa, es que no lo mantengas aislado del mundo real, tu pastor alemán tiene suficiente edad para socializar con todo tipo de humanos, cuídalo y conviértete en el amortiguador de las “agresiones” que recibirá de la vida real: los abrazos de los niños, la voz aguda de las mujeres, las patadas de los intolerantes, los vehículos, los gatos, otros perros, otras casas, etc. pero no lo sobreprotejas ni aísles en una burbuja.

Llévalo contigo para que aprenda de estas experiencias, y que, cuando sea adulto, pueda ser tolerante con un bebé que lo pellizca, no se asuste en una fiesta, no corra tras un auto, no se pierda en la calle…

Un perro pastor alemán buen compañero de vida es aquel con la suficiente templanza para soportarlo todo, ser útil en el momento preciso, permanecer en calma…

En fin, un perro de mundo.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comments (3)